Waldo y Quintillà irrumpen en escena para ayudar a Valladolid y Villarreal, respectivamente, en sus caminos a la permanencia

No está siendo un año fácil para Villarreal y Valladolid, pero ambos conjuntos llegan a las tres últimas jornadas con sus opciones de salvar la categoría intactas, especialmente los castellonenses. Buena parte de la culpa de la mejoría que han experimentado ambos equipos está en la confianza que han depositado en dos futbolistas de sus filiales.

Tirando la puerta abajo

El Valladolid sufrió la lesión de larga duración de Hervías y una de sus fichas quedó libre. El cuadro pucelano en vez de acudir al mercado optó por subir a Waldo Rubio. El extremeño estaba despuntando con el Promesas, pero al ser mayor de 23 años no podía ascender a la primera plantilla para luego bajar. Con la lesión de Hervías Sergio González decidió subir al ex de Recre y Córdoba de manera definitiva, y no ha fallado.

Algo parecido ha ocurrido con Quintillà. El canterano del Barcelona ha encontrando la confianza de Javi Calleja justo cuando peor estaba el Villarreal, rebasando a jugadores de la primera plantilla como Jaume Costa o Pedraza. El defensor zurdo ha participado en la remontada amarilla de las últimas jornadas, ofertando un gran rendimiento.

Buenas puntuaciones

Waldo ha jugado seis partidos de manera consecutiva desde su debut en Primera División. El extremo ha completado buenas actuaciones, tanto si ha salido desde el banquillo (3 encuentros) como si ha sido titular (otros 3); en todos ellos ha sumado dos picas, menos en el duelo ante el Alavés, que recibió un -2. Quintillà, por su parte, ha jugado cinco partidos en la máxima categoría y en cuatro de ellos se ha llevado seis puntos, mientras que en el último ante el Huesca solo pudo sumar dos.

Precios que merecen la pena

El Valladolid va a tener opciones de salvar la categoría hasta la última jornada y, precisamente por ello, Waldo se convierte en un jugador recomendable de cara a las últimas jornadas. El extremo es vertical, dinámico, con desborde y buen disparo y su precio apenas alcanza los 1,4 millones, por lo que ficharlo se antoja un acierto. Algo parecido ocurre con Quintillà, ya que el Villarreal ya ha alcanzado los 40 puntos, pero aún tendrán que sumar algún punto más para certificar su presencia un año más en la máxima categoría nacional. El lateral zurdo roza los 1,7 millones, una ganga a estas alturas del campeonato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.